PAS

El 6 de octubre se celebra el día internacional de las Personas con Alta Sensibilidad, nombrados también por sus siglas como PAS. Se identifican así a todos los seres humanos con un sistema nervioso más desarrollado que el de la mayoría de la sociedad. Comprendiendo que se encuentran más alerta y activos, recibiendo constantemente información sensorial.

¿Cuándo surge el término?

La Alta Sensibilidad fue expuesta a grandes rasgos en el libro de la doctora en psicología Elaine Aron, “The Highly Sensitive Person”. Su popularidad conllevó a la definición de este rasgo como PAS.

Actualmente, hay distintas traducciones de este concepto como Personas Altamente Sensitivas.

¿Es una anomalía?

La asociación PASEspaña expresa que “entre un 15 – 30% de la población humana y más de 100 especies estudiadas presentan una mayor actividad del procesamiento sensorial”. Siendo una forma diferente de analizar la información sensitiva. Este hecho es denominado como Sensibilidad de Procesamiento Sensorial (SPS). 

En el caso de las personas esta característica asume el nombre de PAS. La cual, no es una enfermedad, ni un trastorno ni una anomalía. Es simplemente un rasgo que atañe a un grupo de la sociedad.

¿Cuáles son las características de las PAS?

Existen diversas maneras de percibir la realidad y el mundo que nos rodea. En este sentido, hay cualidades que las PAS tienen más desarrolladas, como:

  • Tienen una mayor facilidad para darse cuenta de detalles sutiles. 
  • Realizan un análisis de pensamiento a profundidad, elaborando cada idea con detenimiento.
  • Expresan sus emociones con mayor intensidad.
  • Suelen estresarse con rapidez. 
  • Desarrollan más sus habilidades relacionadas con la creatividad, el arte y las ideas innovadoras.
  • Poseen una amplia conciencia global asociada a la actividad cerebral de su ínsula.

Importancia para dar visibilidad a las PAS

Si bien, las personas dotadas con esta gran sensibilidad tienen una gama de beneficios en su vida diaria. Al mismo tiempo, pueden verse perjudicadas por el exceso de información que llegan a percibir. Sintiéndose saturados y estresados ante determinadas situaciones.

Es importante atender y aprender a manejar este cúmulo de sensaciones recibidas. Priorizando breves descansos para recuperar el equilibrio biológico y continuar en tus actividades de forma saludable. De este modo, se busca evitar los extremos que llevan a la ansiedad, estrés, ataques de pánico o depresión. 

Por ello, si tienes dudas sobre ser PAS o alguna persona cercana crees que presenta este rasgo, es importante identificarlo. Así, podrá recibir el apoyo adecuado de un psicólogo o profesionales expertos en el área.

Si deseas indagar o conocer si eres una persona con esta cualidad, te dejamos a disposición un test.

También te puede interesar: Inteligencia emocional: la clave del éxito para la gestión de equipos