Pausas activas

Vivimos en una época acelerada donde predomina la rapidez y la constante búsqueda para aumentar nuestra productividad. Sin embargo, la velocidad de los días claman también algunas pausas activas. 

Sin darnos cuenta, caemos en una rutina sedentaria y veloz donde se obvia el descanso, la respiración profunda y el bienestar.

¡Es hora de añadir pausas activas!

Las pausas activas son sesiones breves de actividad física en el entorno laboral que nos benefician en reducir el riesgo cardiovascular, fortalecer los músculos y disminuir la ansiedad y estrés. 

Así mismo, debe tenerse en cuenta que mientras más estáticos permanezcan los músculos, acumularán mayor cantidad de desechos tóxicos que causan fatiga. Además, empiezan a ser recurrentes las molestias en el cuello, los hombros y las piernas. 

Beneficios de las pausas activas

En el día a día, es importante regalarnos espacios que nos vuelvan conscientes de lo que hacemos. Evitando la automatización en nuestras actividades cotidianas como el trabajo. De este modo, cuidaremos nuestra salud mental, emocional, espiritual y física.

Igualmente, implementar pausas activas favorecerá en la organización y planificación de cada tarea y aumentará tu grado de concentración al realizarlas. 

  • Reducen la tensión muscular.
  • Mejoran la postura.
  • Disminuyen el estrés, la fatiga, la tensión, la ansiedad, entre otras incomodidades.
  • Permiten una mejor concentración y atención a las actividades.
  • Reducen el riesgo de lesiones osteomusculares.

Ejercicios prácticos para una pausa activa

Si deseas iniciar con esta práctica para mejorar tu salud física y rendimiento, puedes comenzar con una rutina de estiramientos.

Respira

Realizar respiraciones profundas en un periodo de 5 minutos, nos ayuda a disminuir las tensiones del momento. Activa el sistema nervioso parasimpático, reduciendo el cortisol (la hormona del estrés) y generando mayor nivel de serotonina (la hormona de la felicidad).

Ejercita tu cuello

Inicia con un movimiento posterior el cuello, mantén por 30 segundos la cabeza hacia atrás. Posteriormente, procede con el mismo movimiento hacia cada lado por la misma cantidad de tiempo.

Moviliza tu columna 

Realiza un estiramiento posterior de tu columna con suavidad, manteniendo por 30 segundos el tronco hacia adelante y luego hacia atrás. Este mismo movimiento repítelo también a los lados.

Mueve los hombros

Ejecuta círculos hacia atrás con los hombros y luego hazlo en dirección opuesta.

Extremidades inferiores

Estira durante 30 segundos las piernas sin sentir ningún tipo de dolor, ve alternando para trabajar los diferentes músculos del cuerpo.

Ser productivos de forma saludable 

Es importante comprender que ser eficientes y eficaces no va de la mano con estar 8 o más horas en un computador. No somos robots. Por esta razón, es necesario tomar descansos que te permitan tener un respiro y te movilicen a nivel físico y de creatividad. 

Trabajar más horas, no te hace más productivo. La organización y la utilización de recursos de manera óptima es lo que aumentará la efectividad y te ayudará a conseguir lo que quieras lograr.

 

También te puede interesar: 5 tips para ser más productivo de forma sana en el trabajo