PYMES

La autoorganización es el estado ideal que desea alcanzar una empresa para conformarse de equipo autónomos. Sin embargo, para llegar a este punto cada individuo debe ser responsable de su trabajo y ser capaz de superar los obstáculos que se le presenten. Realizando todo de modo eficiente, funcional y eficaz. 

¿Por qué es necesaria la autoorganización?

Las empresas trabajan a ritmos acelerados. Por ende, su capacidad de resolver cualquier inconveniente debe tener la misma rapidez. Si dentro de la organización solo el dueño es capaz de resolver una problemática, entonces fallaría el desarrollo y ejecución de cada tarea. 

Al implementarse una coordinación y orden en los componentes del sistema se inicia una autoorganización que inspira a cada una de sus partes. En este contexto, los miembros del equipo se sienten motivados por un propósito. Su incentivo, en pro de alcanzarlo, genera un nivel de compromiso con el equipo.

Objetivos principales de la autoorganización

Para lograr una autoorganización idónea cada miembro del equipo debe entender a profundidad:

  1. La visión del negocio.
  2. El valor de sus funciones y acciones dentro de la organización.
  3. Tener la capacidad de crear tareas de forma independiente.
  4. Aprender y aplicar la experiencia de sus compañeros al formar parte de un equipo interfuncional.
  5. Lograr resultados tangibles.
  6. Resolver problemas de manera individual en los casos requeridos.
  7. Desarrollar la capacidad para resolver cualquier discrepancia o duda en el proceso de un proyecto.
  8. Actualizar los conocimientos y habilidades para seguir aportando innovación al equipo.
  9. Ser parte de la estabilidad del equipo.

Beneficios para las PYMES

Una organización compuesta por personas con un grado de desarrollo acorde a la autoorganización, permite:

  • Desarrollar un sentido de pertenencia y de compromiso con el equipo.
  • Genera una motivación en todos los miembros que aumenta la productividad.
  • Ofrece un espacio de trabajo innovador y creativo que conduce a un mayor crecimiento.
  • Identifican problemáticas de forma rápida y pueden ser solucionadas con rapidez.
  • Ayuda a aumentar la logística y gestión de forma óptima. 

¿Cada miembro hace lo que quiera?

La autoorganización no debe entenderse como un libertinaje empresarial. Si bien, cada trabajador tiene espacio para la creatividad y solución de problemas. También, debe cumplir con los límites establecidos dentro de su propia función y cargo.

Por ello, cada organización o empresa identifica a las personas que trabajan en un determinado proyecto. A su vez, les otorga una tarea que será complementada a la par con otros miembros del equipo involucrados. Es así como cada parte del sistema ayuda a perfeccionar los requisitos solicitados para satisfacer a su cliente. 

Dentro del proceso de gestión cada compañero podrá aportar soluciones que hagan posible el funcionamiento de cada pieza de la empresa. Si una pieza falla, podrán realizarse las acciones correspondientes para que siga todo en un funcionamiento óptimo.

También te puede interesar: El desgaste laboral y sus consecuencias irreversibles